Cuando la mentira se hace lo habitual


¿Cuantos asexuales se han visto en una situación donde otra persona hace un comentario sexual y ellos le responden con otro comentario con referencia sexual, solo para, un segundo después, preguntarse porque lo han hecho? Sin lugar a dudas la respuesta ha esa pregunta nos sorprendería.
Y es que resulta mucho más fácil simplemente seguir la corriente y dejar la situación estar. En un mundo donde todos se creen con la libertad de opinar libremente sin medir las consecuencias, el hecho de expresar una idea propia o hacer un comentario que no es el que las personas que están a nuestro alrededor esperan, puede tener ciertas repercusiones.
Suena hasta irónico o a un mal chiste el hecho de que mientras algunas personas hablan con tanta libertad y sin filtro alguno, otras estén midiendo cada palabra que dicen, con el propósito de no decir de más o no revelar demasiado. Porque muchas veces no importa lo que podamos llegar a decir o cuales sean las respuestas que demos, algunas personas no aceptan otra cosa que no sea la que ellos quieren escuchar.
Eso es algo que lo sé de primera mano, ya que me he cruzado con algunas de esas personas en mi vida. Desde ya esta decir que mi intención no es causar molestia u ofender a alguien, si no echar un poco de luz sobre una cuestión que puede considerarse hasta habitual en nuestro día a día. Y me refiero a, por ejemplo, cuando el sexo sale durante una conversación en un grupo, porque es un hecho que en algún momento de nuestras vidas todos los asexuales, en esa situación, hemos optado por no decir la verdad o dar una versión modificada de ella.
O como ese momento donde estas con tu grupo de amigos y alguien saca a colación el tema de las parejas; tú sabes exactamente como terminará eso. Como no podría ser de otra manera, alguien comenta que tu eres de los pocos, sino el único, del grupo que está soltero; entonces comienzan a preguntarte o a decir que seguramente tienes uno escondido que no quieres dar a conocer o hasta te pueden llegar a sugerir quien podría ser una posible pareja para ti.
Son en esos momentos donde tenemos que pensar bien cual camino es el que queremos tomar. Bien podríamos ser totalmente sinceros y dejar que todo salga como tenga que salir, arriesgándonos que los cuestionamientos se hagan más insistentes o podríamos optar por decir exactamente lo que sabemos que quieren oír, aunque nosotros sepamos que no es cierto, simplemente para que la conversación pase de nosotros.
Y esto no es precisamente porque tengamos algún problema con nuestra vida o por vergüenza, simplemente porque preferimos "llevar la fiesta en paz", como se suele decir, y pasar desapercibido; ya que siempre resulta ser lo más fácil y hasta cómodo de hacer.


Comentarios